¿Cómo funciona?

El suelo absorbe y almacena el calor del sol año tras año, suministrándonos de una fuente constante de energía renovable. A tan sólo unos metros de profundidad hay una temperatura media bastante constante de 10°C a 18°C. Esta energía acumulada representa una reserva inmensa de calor fácil de aprovechar.

La bomba de calor geotérmica capta el calor del suelo, bien mediante colectores enterrados a poca profundidad o a través de pozos perforados que alcanzan profundidades mayores.

 

 

El calor se transfiere del suelo a la bomba de calor por medio de una solución de agua con anticongelante ecológico que recorre un circuito cerrado, absorbiendo la energía térmica del suelo y llevándola hasta la bomba de calor.
Dentro de la bomba de calor hay otro circuito cerrado, en este caso lleno de refrigerante, que capta el calor geotérmico y lo transforma en calor a mayor temperatura que luego se distribuye a los radiadores, el suelo radiante y el acumulador de agua caliente sanitaria (ACS).

 

1.Por medio de un tubo enterrado lleno de solución anticongelante, denominado colector, se puede captar la energía solar acumulada a gran profundidad en el lecho de roca o el fondo de un lago, o a tan sólo un metro aproximadamente por debajo del césped de su jardín. La solución que contiene el colector circula constantemente y se calienta con el calor solar acumulado en el subsuelo o en el lago.

 

 

2.Cuando la solución pasa por la bomba de calor, se encuentra con otro sistema cerrado. Este contiene un refrigerante que se transforma en gas a una temperatura muy baja.

 

 

3.A una presión elevada, un compresor aumenta considerablemente la temperatura del refrigerante. A continuación, un condensador transfiere el calor al sistema de calefacción por agua de la vivienda.

 

 

4. Al mismo tiempo, el refrigerante vuelve al estado líquido, listo para volver a convertirse en gas y captar más calor.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© BIOCLIMA Instalaciones